Un medio de difusión del sector afirma, temerariamente, que “el mutualismo está en caída libre” (¡¡??)

¿EL MUTUALISMO EN CAIDA LIBRE…?

Escribe ROBERTO MOLINA

Un medio de difusión del sector afirma, con gran ligereza, que el mutualismo argentino “está atravesando un momento crítico” y que se encuentra en “caida libre”. Pero los editores de ese órgano de comunicación tuvieron la honestidad de aclarar que ellos mismos son los que “estan cegados por una visión de la realidad muy pesimista”.

Si los directivos de ese medio de difusión están afectados por una profunda dosis de pesimismo, ello debe ser porque sus actividades no marchan bien. Si hay ineficiencia en la conducción de una empresa, seguramente no habrá buenos resultados. Pero por esa causa, no se puede trasladar su situación estrictamente personal o empresaria al resto de la sociedad. Si a alguien le va mal, lo que debe hacer es procurar un  mejoramiento y buscar gente especializada que le permita revertir la situación.

Si una persona se encuentra en situación de extremo pesimismo y gran negatividad, es inconcebible que pretenda transmitir ese estado de ánimo en la gente que lo rodea o en otras personas o entidades. Es mucho más grave si se trata de un medio de difusión. Si sus directivos se encuentran atravesando un proceso de pesimismo interno, es un problema exclusivo de ellos y no de los demás…

Por eso nos parece absurdo que un medio de difusión pretenda involucrar a un sector de la sociedad argentina en una situación de pesimismo, que es exclusiva de sus integrantes. Lo concreto es que el mutualismo no está en caida libre. Tampoco es un momento feliz, pero no se puede hablar en términos de catástrofe…

Lo cierto es que el país está atravesando un momento crítico. Y el mutualismo es parte del país… Por lo tanto, el mutualismo y todos los argentinos estamos involucrados en esa situación. Es un momento crítico, es cierto, pero las entidades del sector lo están sobrellevando con la adopción de medidas que apuntan a mejorar su eficiencia en beneficio de sus asociados.

Para concluir, vale expresar que lo cierto, lo concreto, es que el mutualismo goza de muy buena salud, al margen de lo que expresen los agoreros…