En Tucumán, Daniel Deiana, presidente de Mutualidad Provincial, continúa acumulando denuncias

Una ex empleada de la Mutualidad Provincial Tucumán denunció públicamente a la entidad, concretamente a su presidente, Daniel Deiana (foto), a quien acusó de que “trata como animales a los trabajadores”. Formuló la denuncia a través de https://www.contextotucuman.com

Se trata de Celia Rocha, una mujer que se desempeñó en distintas funciones en la institución durante casi 30 años. La denunciante expresa que “trabajé casi 30 años en la Mutualidad Provincial Tucumán, y la degradación que sufrimos a partir de la llegada de Víctor Deiana, en octubre de 2004, fue realmente terrible para los trabajadores y para la institución en el aspecto económico”.

Agregó que “su actitud hacia el trabajador era como hacia los animales, esa gente que arrincona al más débil, así nos trató…”, añade. Celia comenzó a trabajar en 1983 en la Mutualidad, y llegó a ser la responsable administrativa de la filial de Banda del Río Salí. Hizo varias denuncias judiciales contra Deiana, por persecución y golpiza de una empresa de seguridad que trabajaba en la Mutualidad, por diferencias salariales adeudadas, por irregularidades y por despido sin causa en 2012.

“El 26 de abril de 2011 mandó a una empresa a que me persiguiera tres días. En un intento de sacarme me dejó moretones en los brazos. Hice las denuncias y el expediente quedó archivado. Esta situación fue vivida por muchos de mis compañeros. En el caso de las mujeres, este señor mandaba a los matones, identificados con el título de colaboradores ad honorem, a quienes les pagaba con insumos de las filiales, por ejemplo diciendo que se enviaban 10 mil litros de lavandina para una oficina de cuatro por cuatro”, señaló la denunciante en un video que tomó estado público.

“La violencia siempre estaba presente. Despidió a decenas de compañeros profesionales, idóneos, que fueron maltratados, se les quitó la oficina, se les redujo el salario y finalmente se los despidió. Hay casos como el de Juan Medina, encargado de las cobranzas en las distintas reparticiones. Le quitaron la función, se enfermó y fue despedido sin indemnización. Lo echaron a empujones. Como no tenía de qué vivir y ya era una persona grande venía a vendernos alfajores y sándwiches hasta que un grupo de matones lo echó. Al poco tiempo murió…”, cuenta Celia.

Remarcó que la actitud de Deiana incluía maltrato permanente contra los empleados. “Una compañera embarazada sufrió tanto que su hijito nació con problemas, y también la terminó despidiendo…”, concluyó la denunciante.

A la denuncia de Cecilia Rocha, se sumó Enriqueta Papa, ex empleada de la Mutualidad Provincial Tucumán, quien denunció al presidente de esa institución, el legislador Deiana,  por que “se quedaba con parte de mi sueldo y de cincuenta empleados más”.

CONTINÚAN LAS DENUNCIAS CONTRA DEIANA

Daniel Deiana, legislador y presidente de la Mutualidad Provincial Tucumán, continúa acumulando denuncias en su contra. Ahora es por el desmanejo de los fondos, maltrato, persecución y despidos sin ningún motivo.

Otra denuncia y ya van mil. Ahora dos ex empleadas de la Mutualidad denunciaron en las redes sociales a su presidente Deiana.

Se trata de Norma Grimald y Patricia Giolito de Pejko. La primera, se desempeñaba en la farmacia de la mutual. «Fui farmacéutica de la Mutualidad Provincial en sus mejores años, hasta que llegó el doctor Deiana, que empezó a degradar a las personas y a la institución en sí», señala Norma Grimald, en su relato que fue publicado por el medio de difusión Contexto.com.

«Mucha gente y yo también sufrimos persecuciones, fue cada vez peor y en 2009 decidí irme, porque me había enfermado de ver todas estas injusticias, y ver la degradación de toda la gente, familias enteras…, empezaron a dejar a la gente afuera…, sin indemnización. Yo hice un arreglo pésimo porque quería irme, ya no aguantaba más la situación que hacía vivir el doctor Deiana, siempre por supuesto respaldado por el gobierno de turno, hacía lo que él quería…», añadió Grimald.

Por su parte, Patricia Giolito de Pejko se desempeñaba como contadora de la institución y señaló que «la Mutualidad era muy importante en el país por la calidad de servicios que se brindaba, pero con la llegada de Deiana la institución comenzó a retroceder. Los únicos que sacaron provecho de esta situación fueron sus familiares, sus amigos, sus colaboradores…».

Giolito de Pejko tuvo problemas hasta para jubilarse por la persecución de Deiana. “Siguieron las bajas de sueldo, sin permisos, sin licencias. Me querían jubilar como auxiliar de laboratorio, cuando en los antecedentes de Anses figuraba como contadora. En 2016 me impidieron la entrada a la institución, por orden de él no me permitieron marcar tarjeta, así que tuve que hacer una denuncia en la policía, que no me la quisieron tomar. Luego me mandó una carta documento para que me reintegre ya que había terminado mi suspensión”, relató.

Al menos cinco personas ex empleadas de la Mutual han denunciado a Deiana y seguramente se seguirá conociendo más sobre la “sensibilidad” del presidente y legislador “jaldista” para con el personal a su cargo, ya que todos los relatos coinciden en una cosa, mal trato y persecución a los empleados de su gestión.

FUENTE:  https://www.quediario.com.ar/2021/04/11/deiana-suma-denuncias-por-el-mal-manejo-de-la-mutualidad-provincial/

LA DENUNCIA DE ENRIQUETA PAPA

La denuncia que formuló la ex empleada Enriqueta Papa, expresa:

“Este hombre (por Daniel Deiana) no tiene piedad con nadie, pero yo ya no le tengo miedo a sus amenazas”, enfatizó, tras denunciar que el legislador se quedaba con parte de los salarios de unos 50 trabajadores de la institución, a la que ingresó en 2004.

“Al poco tiempo Deiana me corre a mí y a varios compañeros más. En ese momento subí a hablar con él y le dije que necesitaba el trabajo, él me dijo que no le importaba, que él iba a echar a la gente que quisiera”, sostuvo la denunciante.

Luego, llegó la presunta oferta de continuidad laboral bajo condición de supuestamente otorgarle parte de sus haberes: “Me retiré, pasó una semana, y él me citó y me dijo que firmara un convenio. A unos 50 o 60 empleados nos ofreció un convenio para que trabajáramos cinco horas, pero figuráramos con seis horas. Nos pagaría por cinco horas y la otra se la quedaba él”.

“No podíamos ni ir al baño. Nos perseguían todo el tiempo dos o tres patoteros, vigilándonos hasta cuando queríamos tomar un café. Había cinco o seis tipos que rondaban la Mutualidad”, remarcó, y añadió que fue agredida por orden del propio Deiana estando embarazada de seis meses.

“Estando embarazada de seis meses, me sacaron de mi puesto de trabajo por orden del señor Deiana, para que yo fuera a sacarles las pancartas a mis compañeros que estaban despedidos y reclamaban volver a trabajar. Uno de mis compañeros se opuso, pero me dijeron que si no lo hacía me despedirían. Me descompuse y dos compañeros me llevaron a la cardióloga. Vino mi ginecólogo a revisar a mi bebé, pero yo estaba en estado de shock. Me hizo un papel para que me retirara hasta que naciera mi bebé, que luego descubrimos que tiene Trastorno del Espectro Autista”, añadió.

Finalmente, denunció que recibió amenazas a través de las redes sociales y que se enteró de su despido tras reintegrarse “luego de una semana sin trabajar por fallecimiento” de su padre. Aclaró que en ese momento “tenía mucho miedo, estaba amenazada, mis hijos eran pequeños y quería protegerlos”, pero que ahora se animó a hablar.

“Hoy la situación ha cambiado. Mis hijos ya son grandes, y yo pido que haya justicia. Porque este hombre no tiene piedad, no tiene piedad con nadie. Ya no le tengo miedo a las amenazas que me hizo, no le tengo miedo a nada de lo que me dijo, estoy acá, firme, para todo lo que haya que hacer”, cerró.

FUENTE:  https://www.eltucumano.com/noticia/actualidad/271970/las-denuncias-de-exempleadas-de-la-mutualidad-contra-deiana?dnd=psecciona&src=ph&pos=1&dis=desk