Hubo favoritismos en el otorgamiento de créditos, que no involucra a los dirigentes del mutualismo

Si algo estaba faltando en el INAES, es que se comenzara a hablar de posibilidades de corrupción en el organismo. Esto no indica que verdaderamente exista corrupción en el Instituto, pero en las últimas horas comenzaron a circular algunas versiones, que indicaban que se podría haber registrado una situación de favores cruzados entre algunos miembros del Directorio. En la Redacción de PRENSA MUTUAL se recibieron varios llamados telefónicos, de dirigentes que consultaban sobre la veracidad de esas versiones.

Los datos de la realidad indican que se han registrado favoritismos inconcebibles en la distribución de subsidios, especialmente cuando se trata de entidades de grado superior. De una serie de consultas que realizó este medio de difusión, surgió la certeza de que no se trata de actos de corrupción propiamente dichos, sino de favores o atenciones entre dirigentes que integran el Directorio del INAES.

Y esto solo involucra a algunos dirigentes del cooperativismo, no así a los del mutualismo.

Lo cierto es que Ariel Guarco (presidente de COOPERAR) y Carlos Iannizzotto (titular de CONINAGRO) se otorgaron subsidios cruzados. Por ejemplo, el presidente de Coninagro habría motorizado la entrega de 25 millones de pesos para Cooperar y Fedecoba, en tanto que el presidente de Cooperar (y también de la Alianza Cooperativa Internacional – ACI) impulsó el otorgamiento de 10 millones de pesos para Fecovita y 5 millones para Coninagro.

Lo que llama la atención es que el otorgamiento de estos subsidios están dirigidos exclusivamente a las entidades que manejan los propios interesados… No habría despertado ninguna sospecha el hecho de que esos subsidios hubieran sido otorgados a entidades que no manejan esos dirigentes…

Claro, no sería ético que, por ejemplo, el presidente de Cooperar, desde su posición en el INAES, otorgara un crédito para su propia entidad. Lo cierto es que con respecto a los subsidios, según se comenta en los pasillos del INAES, entre la dirigencia existe el concepto de “dame, que yo te doy”, es decir, la clásica devolución de favores entre quienes ocupan posiciones de privilegios en el organismo nacional de control…

No hay duda de que se trata de favores mutuos entre los presidentes  confederativos integrantes del Directorio del INAES, que benefician a las instituciones que ellos presiden. Mientras tanto, otras entidades que han solicitado créditos, están sentadas esperando que alguna vez se concrete el pedido que han realizado.