Hay quienes lanzan bombas de humo en el movimiento mutualista, con perversas intenciones

—————————————-
Escribe ROBERTO MOLINA
—————————————-

En el mutualismo argentino hay algún dirigente que se disfraza de periodista, por el solo hecho de editar un periódico de características arcaicas. Y utiliza el medio de difusión que edita, para lanzar bombas de humo con perversas intenciones. Publica episodios con redacción imprecisa, con el evidente propósito de rescatar hechos del pasado y depositarlos en el presente, para provocar confusión. Esto es lo que hace el dirigente mutualista Gabriel González Martos, que preside la Asociación Mutual 13 de Mayo.

Este personaje lanzó una denuncia, a la cual le puso el título “Hacen campaña con los fondos del INAES”. Y menciona el episodio de la compra de un minibus por parte de la Federación de Mutuales de Mendoza (FEMUM), adquisición que se concretó con fondos del INAES a través de un convenio con la Confederación Argentina de Mutualidades.

Quien lee hoy esta información, piensa que esto ha sucedido recientemente. Si se le agrega el hecho de que el país se encuentra en período de campaña electoral, es lógico pensar que el INAES podría haber aportado fondos, a través de la CAM, para que los mutualistas mendocinos compren un vehículo y lo utilicen para hacer campaña política, ya que justamente el actual presidente y el tesorero de la FEMUM (Luis Perez y Franklin Benitez, respectivamente) se postulan para concejales en Guaymallén.

Y justamente esto es lo que González Martos pretende que sus lectores piensen. La perversidad de lo que expresa, es por demás evidente. Pero lo cierto de lo que este dirigente mutualista señala en su hoja de Internet es que esto que él hoy denuncia, sucedió en 2013. Es decir, hace cuatro años.

Corresponde mencionar que en 2013, el INAES era presidido por Patricio Juan Griffin y la CAM era manejada arbitrariamente por el irrecordable Zenkluzen. Este dato, perversamente, lo omite González Martos. Cualquier buen periodista, menciona siempre estos datos precisos. González Martos no lo hizo, porque está muy lejos de ser periodista. Es un simple dirigente mutualista que edita un periódico y que no registra antecedentes periodísticos anteriores a la compra del pasquin que edita.

Al margen de la mala intención de González Martos, hay un hecho que quien esto escribe comparte plenamente, que es la incorrecta utilización de un vehículo adquirido por la federación mutualista mendocina, con fondos del INAES, que ahora ha sido utilizado para una campaña política. Es necesario mencionar que quienes anteriormente presidían la FEMUM, fueron quienes adquirieron ese rodado, rindieron al INAES los comprobantes correspondientes y le dieron al vehículo el uso que correspondía.

Esos dirigentes ya no están. Y fueron los que hoy dirigen la FEMUM, Pérez y Benitez, quienes desvirtuaron la utilización de la minibus, usándola para la actual campaña política en su jurisdicción. Frente a ello, el INAES deberá tomar las medidas que correspondan. Esos dirigentes merecen una sanción, porque así como utilizan irregularmente el vehículo, seguramente también deben utilizar de la misma manera a la Federación.

También es oportuno recordar que, desde el año 2007, FEMUM no recibe ningún tipo de apoyo económico o subsidio por parte de la CAM. Con estos datos, queda diluido el humo que produjo la bomba que, con la peor intención, ha lanzado el dirigente González Martos.