Un proyecto de ley ingresado en la Legislatura de Entre Rios, apunta contra mutuales y cooperativas

“Se detectan cada vez más cooperativas o mutuales que realizan préstamos y actúan de manera similar a las entidades financieras”, expresa el diputado entrerriano Diego Lara, en el texto de un proyecto de ley que ingresó recientemente en la Cámara de Diputados de esa provincia. La iniciativa de referencia propone establecer la creación de un registro de las entidades que otorgan préstamos no bancarios, para evitar abusos contra los consumidores.

“La falta de regulación y el hecho de que sus consumidores muchas veces carecen de herramientas para ejercer sus derechos, genera que estas entidades cometan numerosos abusos como tasas de interés usurarias o costos ocultos”, se expone en los fundamentos del proyecto.

“El proyecto reconoce su antecedente en una ley provincial recientemente sancionada en la provincia de La Pampa y responde al constante crecimiento de la oferta de los denominados créditos al consumo, ofrecidos por distintos tipos de entidades, comúnmente llamadas “financieras” -no regidas por la Ley de Entidades Financieras- las que en muchos casos cometen una gran cantidad de abusos hacia los consumidores, ocasionando un fuerte aumento de denuncias por parte de éstos”, se indica en el texto del proyecto que ingresó en la Cámara de Diputados de Entre Rios.

En otro párrafo de su presentación, el diputado Lara, al describir a las entidades financieras, expresa que “luego encontramos a las cooperativas y mutuales, quienes se encuentran supervisadas por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) y caen bajo la órbita de la Ley N° 20.321 “Ley Orgánica para las Asociaciones Mutuales” y la Ley N° 20.337 “Ley de Cooperativas”. Si bien su función es de ayuda social para los asociados, se detectan cada vez más cooperativas o mutuales que realizan préstamos y actúan de manera similar a las entidades financieras, pero sin la supervisión del BCRA”.

Y concluye expresando: “Estos consumidores son generalmente personas con escaso acceso a la información (jubilados, pensionados, personas con bajos recursos económicos). Aprovechándose de esta situación de debilidad y necesidad y de la imposibilidad de acceso al sistema financiero bancario, es que estas entidades han encontrado un lugar propicio donde desarrollar sus actividades por demás lucrativas”.