Niños y niñas de una escuela gestionan la Mutual Concordia, en Romang, capital del mutualismo escolar


La localidad santafesina de Romang será formalmente proclamada capital del mutualismo escolar en el marco de un acto que contará con la presencia de autoridades de CAM, INAES y la Federación Santafesina de Entidades Mutualistas “Brigadier Estanislao Lopez”. El mismo día, asamblea mediante, quedará conformada la Federación de Mutuales Escolares. Esto sucederá el viernes 16 de agosto de 2019.

A 300 kilómetos del norte de Santa Fé y a orillas del río San Javier — un brazo del Paraná — se asienta la localidad de Romang. Al alcanzar 10 mil habitantes, fue proclamada ciudad hace 2 años. A fines de 2018, el gobernador de la provincia la proclamó ciudad capital del mutualismo escolar.

“En Romang tenemos producción de miel, fundición, actividad agrícola, ganadera, arrocera y pesca”. “Es lindo por que hay un camping y un río y también tenemos la Fiesta del Sol. Es un lugar tranquilo”.

Así retratan Ignacio, Melany y Trinidad, el lugar en el que viven. Ninguno tiene más de 12 años, pero ya son presidente, secretaria y tesorera suplente de la Mutual Concordia, creada hace tres años, por alumnos y alumnas de séptimo grado de la Escuela Nro. 1258 “Concordia”.

“El logo de la mutual es un corazón que está rodeado por chicos y chicas, que están agarrados de la mano”, relata Melanie.“Es porque estamos unidos”, completa Ignacio.

Con la ayuda de Susana Furrer, vicedirectora de la escuela y docente guía de la mutual, explican que ese logo fue creado por los pioneros mutualistas de la escuela, retomando el corazón del escudo y agregando elementos vinculados al mutualismo.

La mutual tiene 120 socios y la junta directiva está integrada por 13 chicos y chicas. La cuota sale 10 pesos para los socios activos (alumnos), y 15 pesos para los adherentes, que son padres, maestros y abuelos.

“Cobramos la cuota los martes en el segundo recreo. Estamos haciendo un proyecto para comprar tablets, para trabajar en grupo las cosas de la escuela. Los que quieren asociarse nos avisan. Los martes estamos en nuestro lugar”, cuenta Ignacio sin aclarar cuál es “nuestro lugar”, porque todos en la escuela lo saben.

Su rol como presidente es convocar a las reuniones, firmar el acta y “juntar a los tesoreros, para firmar para extraer el dinero”. “Es lindo porque aparte de las cosas del mutualismo se aprenden los valores de ayudar a otras personas, de ser compañeros, el esfuerzo mutuo”.

En la Mutual Concordia no hay inequidades de género, ya que existe paridad entre la cantidad de niños y niñas que participan. “Los dos participamos de manera igual. Nos ayudamos entre todos”, dice Melany, que como secretaria es la encargada de “firmar las actas, todo lo que hacemos en las reuniones, y también cobrar las cuotas”.

“A mí me eligieron mis compañeros y me gustó la idea de ayudar a los socios, a quienes el kiosco les hace descuento y los ayuda a costear los viajes que programa la escuela”.

Recientemente compraron juegos para los grados y, como un verdadero ejemplo de reinversión del excedente en la mejora del entorno, un porcentaje del dinero que ingresa se destina a solventar gastos de la escuela.

En las reuniones con ayuda de los maestros guía, se ponen de acuerdo para planificar y tomar decisiones. Pero ¿es fácil ponerse de acuerdo? “Mas o menos… Siempre tratamos, pero a veces hay diferencias de opiniones y se vota”, señala Melany.

“Este mes -cuenta Trinidad- vamos a hacer la renovación parcial de la mutual. Vamos a mostrarle a los chicos de sexto un video sobre cómo se hace, para que puedan armar su lista, votar y renovarla. Cuando nosotros íbamos a sexto grado nos juntamos con los chicos de séptimo y ahí nos enseñaron cómo funciona, qué hace cada uno y armamos la lista”. Junto al tesorero titular Trinidad lleva “el control de la plata” y ayuda “a registrar las cuotas”.

Entre todos recuerdan que la lista para crear la junta directiva que integran fue votada a mano alzada en una asamblea de socios y luego, en comisión, postularon y votaron “con papelitos que pusimos en un vasito” uno a uno los cargos de la junta directiva.

“No es solo la finalidad en sí misma que tiene la mutual sino todo lo que les brinda esta experiencia. El aprendizaje como personas y como futuros ciudadanos. Ellos son muy conscientes de eso”, explica Susana.

“Es un trabajo que hacen fuera del horario escolar y llevan el registro y el control de todo. Osea que desarrollan muchas actividades y habilidades. Aprenden en contexto”, agrega. Para ella y el resto de los docentes guía con quien comparte la tarea, Héctor Romero y Silvia Petroli, también es una vocación a la que se le dedica tiempo extra.

ROMANG, CAPITAL DEL MUTUALISMO ESCOLAR

Hace algunos años que la Mutual Ley 5110 (conformada por pensionados, de muy escasos recursos) inició el trabajo en materia de mutualismo escolar en la ciudad de Santa Fé. “Y en Romang nos picó la idea”, cuenta Alberto Bieri, gerente de la Asociación Mutual Romang Fútbol Club, miembro de la Federación Santafesina de Entidades Mutualistas “Brigadier General Estanislao López” y secretario de la región centro de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM).

Existen hoy 12 mutuales dispuestas para conformar la Federación de Mutuales escolares, que será formalmente fundada el viernes 16 de agosto, junto con la proclama y el acto oficial. “Cuatro de ellas funcionan en Romang y las otras en ciudades y localidades aledañas: Esperanza, Sunchales, Santa Fe, Margarita, Reconquista, Moussy”, relata Héctor Soneyro, encargado en la mutual Romang Futbol Club de asesorar y acompañar a los docentes en la creación de mutuales escolares.