Mutualistas y cooperativistas estructuraron una agenda conjunta contra la violencia de género


“Desde la Comisión de Equidad de Género de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM), hacemos una evaluación altamente satisfactoria de todas las actividades que desde nuestras organizaciones realizamos en las comunidades. Es uno de los aspectos centrales de los objetivos que orientan la acción de nuestra comisión. Dentro de las comunidades donde desarrollamos nuestra actividad, solemos transformarnos en un espacio de encuentro y coincidencias de distintos sectores comunitarios, organizativos y de mujeres”, manifestó la dirigente cordobesa Nora Landart, actual vicepresidente de la Federación Provincial de Mutualidades de Córdoba (FEMUCOR) y referente de la Comisión de Equidad de Género de la CAM.

Cada 25 de noviembre se realiza en el mundo una jornada para concientizar sobre la violencia de género. Se trata del Día Internacional Contra la Violencia de Género en homenaje a las hermanas Mirabal.

“La acción del mutualismo posibilita que otros actores coincidan y trabajen en la prevención, garanticen la asistencia y la rehabilitación de las víctimas. Y, no menos importante, es que estamos tratando de instalar en la agenda de los gobiernos, la rehabilitación del victimario”, puntualizó sobre el particular.

Según la dirigente mutualista: “Esta actividad, también se refleja en el ámbito legislativo. Fueron las mujeres mutualistas, en muchas comunidades, las que lograron avances en materia legislativa sobre este aspecto. Presentamos un proyecto de la diputada cordobesa Soledad Carrizo, para la reeducación de los victimarios, contando con el recurso – uno de los pocos formados en este terreno — en la Mutual Grupo Buenos Ayres, presidida por María Eva Sanz, una mujer que integra la Comisión de Equidad de Género de CAM”.

Nora Landart reflexionó sobre la articulación para esta oportunidad entre cooperativistas y mutualistas: “Junto a las mujeres cooperativistas, en esta oportunidad, diseñamos una estrategia conjunta en la redes sociales y de encuentro y protagonismo en nuestras comunidades, donde se realizaron actividades de distinto tipo. Esta construcción es estratégica. Reconocemos el trabajo inspirador de las mujeres cooperativistas, particularmente de las mujeres del comité de Género de Cooperar, que generosamente comparten con nosotras su experiencia”.

“La actividad de género es un paso fundamental para otros objetivos. Tanto cooperativistas como mutualistas tenemos una aspiración superior que es fortalecer el espacio de articulación de aquellas organizaciones que realizamos una economía alternativa al mercado”, concluyó expresando la dirigente mutualista.