Las mutuales deberán presentar al INAES un informe socioeconómico al cierre de sus ejercicios anuales

Las mutuales de todo el país, como así también las cooperativas, deberán presentar ante el INAES un informe socioeconómico al cierre de sus ejercicios anuales. Así lo determina la Resolución 189/2021 del INAES, publicada días atrás en el Boletín Oficial. El licenciado Alejandro Russo, presidente de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM) e integrante del Directorio del INAES, manifestó que este informe “socioeconómico permitirá orientar políticas públicas hacia el sector y visibilizar el aporte que realiza a la comunidad”.

Según explicó el presidente de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM), Alejandro Russo, la presentación de este documento, que será condición para obtener el Certificado de Vigencia Institucional que establece la Resolución 1058/2016, permitirá al organismo recabar información para, “por un lado elaborar políticas públicas hacia el sector y por otro visibilizar con datos concretos el aporte que hacemos a la comunidad”.

“Con esta herramienta queremos obtener los datos concretos para, primeramente, contarle a la sociedad que el sector participa en el aparato productivo, tiene capacidad de generar y agregar valor de manera planificada, profesional, eficiente, con participación democrática de sus asociadas y asociados y contribuyendo a mejorar el medio ambiente y las condiciones en general de las comunidades que lo rodean. En otro orden ese saber permitirá orientar de manera adecuada los recursos del INAES y del estado en general para apuntalar el trabajo del sector ”, sostuvo Russo.

MEDIR EL FUNCIONAMIENTO DE LAS ENTIDADES

En efecto, los anexos de la resolución aprobada por INAES, presentan el formato del formulario para consignar el informe tanto en el caso de las cooperativas y las mutuales. Este documento -que puede ser enviado por el sistema de Tramites a Distancia (TAD) dentro de los 6 meses posteriores al cierre de cada ejercicio económico, permitirá (en el caso de las mutuales) medir, a partir de indicadores concretos, el funcionamiento de las entidades de acuerdo con los principios que rigen al mutualismo como la adhesión voluntaria, neutralidad institucional, organización democrática, capitalización social de los excedentes, educación y capacitación social y mutual e integración para el desarrollo.

El informe deberá llevar la firma del presidente, secretario, tesorero y un fiscalizador.

De acuerdo con la Resolución firmada por los miembros del Directorio del organismo y el presidente, Alexandre Roig, “las mutuales y cooperativas, con excepción de las cooperativas de trabajo, deberán, a partir de los ejercicios cerrados en el mes de diciembre de 2020 inclusive y hasta los ejercicios que se cierren hasta el 30 de noviembre de 2021, cumplir solo con los siguientes ítems de los Anexos I y II correspondiente a la columna “Dimensiones”, de la presente Resolución: Identificación; Localización y tamaño; Apertura cooperativa/base social; No discriminación; Participación de los asociados en órganos de gobierno (Asamblea, Consejo de Administración/Directivo y Sindicatura/Fiscalización); Apertura y movilidad en Órganos de Dirección y Control.

Luego dispone que “a partir de los ejercicios que se cierren desde el 1 de diciembre de 2021, deberán cumplir con la totalidad de los ítems establecidos en ambos Anexos”.

EL APORTE DE EXPERIENCIAS PASADAS 

Entre el año 2017 y 2018, el Gobierno intentó gravar con el Impuesto a las Ganancias la actividad Sectorial. Si bien, a través de un arduo trabajo de integración, articulación y diálogo político se logró evitar que esto ocurra, Russo evalúa hoy que “hubiera sido de muchísima utilidad contar con información consignada y sistematizada para dar cuenta del valor monetario de lo que las entidades aportan a la comunidad”. Aún a cálculo grueso y con datos fragmentados se logró probar que era superior al impuesto que se intentaba establecer, según sostuvo el dirigente.

La matriz con la que fueron elaborados los formularios del informe que deberán presentar tanto mutuales como cooperativas, tienen un formato que se ajusta a las particularidades y las lógicas de funcionamiento de cada tipo de entidad.

IR UN POCO MÁS ALLÁ DEL BALANCE ECONÓMICO

En el caso de las mutuales, sirvió como experiencia previa — según comentó Russo — el Reporte Social Mutual (RSM). Una iniciativa que se llevó adelante en CAM en 2018 y que permitió a las entidades “ir un poco más allá del balance económico. Dar cuenta de otras dimensiones que son parte del quehacer de nuestras organizaciones, como las actividades de capacitación y formación, los fondos destinados a la solidaridad o el fomento local de la cultura, el turismo, el apoyo al deporte, la promoción de la juventud. También permitió observar dimensiones como el grado de participación de los asociados y, en particular, de los jóvenes”.

De acuerdo con Russo, el (RSM) permitió también, a nivel de las entidades de base, “reflexionar sobre los grados de democracia con el que funcionan y, aunque nos llevamos gratas respuestas, también nos llevó a preguntarnos cómo mejorar”.

Para el dirigente, una herramienta como esta, que a partir de ahora será parte de una política oficial, “acompaña a las organizaciones y aporta elementos para mostrar a la sociedad su espíritu. Pone en sintonía la gestión con los principios y valores que ordenan la actividad y la orienta hacia el modelo económico que proponemos: el de la solidaridad y el bien común”.