Mutuales y cooperativas aspiran a que el gobierno les asigne presupuesto para la construcción de viviendas

“Si se tiene en cuenta la gran cantidad de mutualistas y cooperativistas que las entidades de la economía social atienden en el país, sería de gran importancia darle participación en la gestión de la vivienda. Queremos ser parte de las políticas públicas de vivienda”, expresó el licenciado Alejandro Russo, presidente de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM) e integrante del directorio del INAES.

El dirigente y funcionario expresó su esperanza de que a las entidades de la economía social se les asigne un porcentaje del presupuesto que destina el gobierno a la construcción y refacción de viviendas. Estos conceptos los expresó, teniendo en cuenta que recientemente la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, formuló declaraciones destacando el rol de las entidades solidarias.

Al profundizar sus conceptos sobre el tema, el licenciado Russo manifestó que “el sector quiere estar presente y ser parte en la implementación de esos planes que, además, se tienen que ir ampliando, porque el déficit habitacional es muy grande. El cooperativismo y el mutualismo están muy bien parados para reactivar fuertemente al país”.

El sector de cooperativas y mutuales, uno de los motores de la economía nacional, de acuerdo con el presidente del Inaes, Mario Cafiero, cuenta con la venia de la ministra de Vivienda de la Nación, María Eugenia Bielsa, quien se había reunido con el conjunto del Directorio del instituto antes de que Alberto Fernández presentara el plan Habitar. Durante esos encuentros, Bielsa supo reconocer el rol de mutuales y cooperativas para aportar a un sistema autogestionario fuertemente vinculado con las comunidades.

“Tres cosas les va a pedir el ministerio: una vivienda es un lugar que cobija un proyecto de vida; la segunda es que seamos competitivos y la tercera cuestión es que lo hagamos con absoluta transparencia”, dijo María Eugenia Bielsa a los referentes de las entidades de la economía social.

El presidente del INAES, Mario Cafiero, por su parte, observó: “La territorialidad del cooperativismo y mutualismo, acompañada con su capacidad de ser parte de organizar la demanda, articular el financiamiento, aportar al trabajo y los servicios, los vuelve actores fundamentales para protagonizar programas estratégicos de vivienda”.

Gastón Grand, representante de la CAM en la Comisión de Vivienda del Inaes, afirmó: “La participación del asociativismo en las políticas de vivienda permitiría hacer más con los mismos recursos”. Según el dirigente mutual, en un país en el que anualmente se genera una demanda agregada de 100 mil unidades habitacionales, el asociativismo tiene grandes aportes por hacer, ya que “es un actor que puede garantizar la llegada de los recursos al territorio de una manera virtuosa”.

“Cuando el Estado le entrega los recursos a la demanda de forma articulada la gente se organiza y sabe quién será su vecino, controla las obras, sabe cómo va a ser el tipo de casa que se va a hacer. Y una vez que recibe la vivienda se asocia y va por el dispensario, la plaza, el centro comunitario, y entonces realmente se produce un círculo virtuoso de generación de hábitat, que es mucho más que recibir una vivienda”, destacó.

Finalmente, Grand aseguró que al intervenir el sector del asociativismo aparece el cofinanciamiento. “No es que todo lo pone el Estado, sino que hay parte que ponen las entidades con sus asociados. Pueden ser tierras, nexos de infraestructura, gestión administrativa, profesional y de aprobaciones, o aporte económico. En definitiva el Estado puede, con los mismos recursos, realizar más soluciones habitacionales”.