Lo tan esperado: Comienza en escuelas de todo el país la enseñanza del mutualismo y cooperativismo

Por primera vez se comenzará a aplicar en los establecimientos educativos del país la enseñanza de los modelos cooperativo y mutual. Con la presencia del presidente del INAES, Alexandre Roig, se realizó el acto de presentación del Programa de Educación Cooperativa (PEC). Para que los estudiantes trabajen herramientas que les permitan desarrollar experiencias dentro de la economía social y el cooperativismo. Este contenido estaba establecido en la legislación educativa, pero fue históricamente relegado.

Junto a Roig participaron de la presentación la coordinadora de Capacitación Cooperativa y Mutual del INAES, Erica Pereyra; Gerardo Berchi, director de Escuelas Agrarias de la provincia de Buenos Aires, y directora del programa, Carina López Monja.

“Venimos a ampliar derechos. Que los pibes y las pibas conozcan otra manera de organizarse y pensar su introducción en el mundo del trabajo. Creemos que es fundamental que los pibes y las pibas se interioricen en la economía social, que conozcan a la cooperativa como una posibilidad para poder trabajar y en ese sentido creemos que el programa es un gran aporte para avanzar en el conocimiento de este sector” explicó Erica Pereyra.

Roig destacó esta nueva iniciativa y detalló que al comenzar la implementación “nos encontramos con una demanda mucho mayor de la que nos esperábamos, ya que hay una toma de conciencia y un agotamiento de la forma en que el sistema educativo propone a los jóvenes un imaginario que no corresponde a su experiencia”.

En este sentido, el titular del INAES explicó que “para que el dispositivo pedagógico funcione, además de contenidos y materias tradicionales necesitamos tres cosas: hacer, crear y anclar territorialmente la práctica. Es clave que la escuela se convierta en un espacio laboral, no solamente conectar educación y trabajo, sino que el espacio educativo sea también un espacio laboral y productivo”.

Carina López Monja manifestó que “en cada una de las pruebas piloto que estamos llevando adelante les estudiantes van a conocer distintas cooperativas, fábricas recuperadas y unidades productivas de la economía social y solidaria. El objetivo es generar una herramienta para garantizar y acompañar las necesidades y demandas estratégicas de los sectores populares”.

“Hoy hay 1500 pibes y pibas en el último año del sistema educativo agrario que tendrían, si los acompañamos, sus proyectos productivos y de vida y podrían mantener algo que es muy importante en el interior que es el arraigo” remarcó Gerardo Berchi y señaló que “la capacitación (en formas asociativas) es fundamental, y gran parte de la educación agraria pasa por ver de qué manera construimos algo en forma colectiva. Si nosotros acompañamos ese proceso, las cooperativas brotarán naturalmente en nuestras escuelas”.

El objetivo final, como lo expresó Alexandre Roig, es buscar que la idea de organizar una cooperativa sea una alternativa real en la proyección de les jóvenes, “el día que eso ocurra habremos ampliado el imaginario y eso es exactamente la definición de libertad: tener un devenir más amplio del que teníamos antes y eso es lo que las organizaciones populares queremos construir: más soberanía y más libertad para los sectores populares, eso implica proyectos futuros más abiertos, más creativos y más anclados en el territorio”.

El material teórico que se utilizará en estos encuentros consiste en un cuadernillo en los que se incorporarán la historia, principios y valores del cooperativismo y del mutualismo en los procesos de enseñanza – aprendizaje dentro de la escuela.

En esta primera etapa, el programa está destinado a jóvenes que estén cursando sus últimos años de la escuela secundaria y apunta, particularmente, a estudiantes de escuelas técnicas, quienes ya cuentan con materias de prácticas profesionales que posibilitan su trabajo con cooperativas, mutuales y unidades productivas de la Economía Social Solidaria y Popular (ESSyP).

A partir de este mes, el programa comenzará a implementar pruebas piloto en 3 establecimientos educativos: en la Escuela Secundaria Técnica de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), en la Escuela de Educación Técnica (E.E.T.) N° 27 “Francisco Ramón Le Vraux” de Las Palmas, Chaco; y en la Escuela De La Familia Agrícola (E.F.A.), “Basail” de San Fernando, Chaco.