En lo que se refiere a difusión y comunicación, el movimiento mutualista está avanzando a contramano…

————————————
Escribe ROBERTO MOLINA
————————————

Desde hace varias décadas, el mutualismo argentino viene mostrando profundas carencias en materia de difusión y comunicación. Los avances que se registran en este sentido, son ínfimos comparándolos con lo que sucedía durante los años 80 y 90, períodos en los que bien puede afirmarse que no había difusión ni comunicación alguna.

En esos años, ni la Confederación Argentina de Mutualidades ni las federaciones provinciales emitían comunicados de prensa. Directamente no había información, salvo alguna rara excepción. Y lo que hoy es el INAES (antes INAM y después INACYM), jamás emitía declaración alguna para informar sobre cualquier tema del sector.

Con respecto al INAES, hasta hace poco tiempo tenía su propio sitio web, donde algo de información se volcaba alli. Pero recientemente, se produjo una especie de reestructuración de los sitios web de los organismos oficiales y el INAES quedó metido en la maraña de información que se ofrece a través del sitio https://www.argentina.gob.ar/inaes

Pero en lo que respecta al movimiento, el periodista que sigue día a día lo que ocurre en el sector encuentra serias dificultades en la búsqueda de información sobre las actividades de las entidades. Sucede que, por ejemplo, una entidad realiza un acto importante, que congrega a autoridades nacionales y provinciales, pero la información sobre ese hecho no es volcada en la página web de la entidad, ni al día siguiente, ni luego de una semana o nunca más.

Efectuando una recorrida por sitios web de entidades mutuales, se puede apreciar la desactualización que registran. Por ejemplo, una de las entidades de segundo grado más importante del país tiene en su página web, como foto central de encabezamiento del sitio, una imagen de dirigentes exhibiendo un cartel que dice “No al Art. 85”.

Se trata de un tema que ya pasó hace mucho tiempo, pero la federación sigue manteniendo eso, con lo que evidencia la desactualización que tiene su sitio web, que se supone debe estar rigurosamente actualizado para que sus entidades adheridas puedan nutrirse de información acerca de lo que acontece en el sector. Situaciones mas o menos similares se observan con muchas otras entidades.

Es evidente que los mismos dirigentes que reclaman por la falta de difusión de que adolece el movimiento, son los que muestran la cara de la desinformación. Estas falencias son las que tiene que solucionar el mutualismo. Hay falta de información, porque los mismos dirigentes no informan. Pero no sería tan grave que no informen a la sociedad… Lo grave es que no informen a sus propios asociados…

La dirigencia debe concientizarse acerca de la importancia de utilizar Internet para comunicar. Pero todo indica que este aspecto no es tenido en cuenta por un gran número de dirigentes, especialmente por aquellos directivos de mayor edad que están alejados del uso de las redes sociales.

Finalmente, debe señalarse que si no se modifica la mentalidad de quienes tienen responsabilidades de conducción en el sentido de abrir el abanico en materia de difusión y comunicación, el movimiento va a continuar transitando en las tinieblas…