Por limitaciones que tienen las mutuales de Ayuda Económica, solicitan sean eximidas de la Resolución AFIP 4157-E


La nota que difundió PRENSA MUTUAL la semana anterior, referida a la Resolución AFIP 4157-E, produjo amplia repercusión en el sector, especialmente entre las entidades que brindan el servicio de Ayuda Económica. Desde diversas entidades hicieron llegar a esta Redacción diferentes opiniones sobre el particular.

En efecto, hay quienes creen “estar convencidos de que no se ha tomado conciencia de la importancia de este tema”, señalando que las entidades de grado superior “no nos han contestado absolutamente nada”, aunque la CAM ha estado realizando gestiones ante la AFIP acerca de la mencionada Resolución.

El punto principal está enfocado en la imposibilidad de ingresar a las mutuales de Ayuda Económica montos de dinero superiores a $ 10.000 o hacerlo bajo otros mecanismos (cheques, giros, transferencias).

Desde una entidad consultada, se nos informó que “el problema de base sigue siendo el mismo, puesto que si no nos ingresa dinero en efectivo por algún pago o depósito, no hay posibilidad alguna de atender a nuestros asociados que se encuentran en el otro extremo de nuestra operatoria, es decir, depositantes de ahorro a termino y cuentas de ahorro mutual, que en nuestro caso ascienden a aproximadamente más de un millar de cuentas, a través de importes mínimos de retiros que necesitan para sus gastos diarios, los que se encuentran limitados con un tope de retiros máximos de 10 extracciones mensuales (Res INAES 612/12)”.

Y desde otra importante mutual, nos indican: “Qué sentido tiene que nuestros asociados posean una caja de ahorro, si para poder depositar tienen que transferir desde un banco y cuando vienen a retirar no tenemos efectivo para darles”.

Por su parte, un conocido dirigente mutualista, nos traslada éste ejemplo: “Si alguna mutual certifica, según lo normado en la resolución 4157, que durante todo el ejercicio económico nunca recibió dinero en efectivo superior a $ 10.000, está faltando a la verdad, puesto que es imposible sostener nuestra operatoria de intermediación entre asociados, depositantes y tomadores de crédito, sin efectivo. Consecuentemente, ningún auditor va a certificar que esto ha sido así, y como resultante de esto, automáticamente perderemos nuestra exención de impuestos a las ganancias”.

Y agrega a continuación que “sería importante que se realice una compulsa mediante algún tipo de consulta a la totalidad de las mutuales de Ayuda Económica de todo el país, y que las mismas, con toda sinceridad, se expresen acerca de esta problemática. Consideramos que no somos una isla dentro del sistema, ya que esta situación actualmente es común a todas las mutuales de Ayuda Económica”.

El dirigente concluyó con estos conceptos: “Tengan en cuenta que nosotros no somos lavadores de dinero, ni facilitadores de la evasión impositiva, simplemente estamos motorizando, conjuntamente con otras entidades, como cooperativas y clubes, una gran parte de la vida social y económica de las comunidades del interior del país. Es necesario que nuestra dirigencia, de federaciones y confederaciones, y hasta el propio INAES, se movilicen a efectos de que nuestras entidades sean excluidas de los alcances de la resolución citada”.

No hay duda de que el problema expuesto preocupa a un gran número de entidades de este sector. Pero, en este caso, la última palabra la tiene AFIP.