La CAM promueve la incorporación de la perspectiva de género a la prestación de los servicios mutuales


“La Confederación Argentina de Mutualidades ha ido dando pasos concretos apuntando a cerrar las brechas de género”, asevera Nora Landart, coordinadora territorial y miembro de la Secretaría de Equidad de Género (SEG), para referir el trabajo que la entidad viene realizando en el desarrollo territorial del movimiento, que cada día crece hacia el interior del sector.

En la actualidad, la organización se plantea dar nuevos pasos en la promoción de la reflexión y el debate, respecto de la incorporación de esta perspectiva a la práctica y los servicios que se prestan en las mutuales. En ese sentido, es que inició un trabajo en coordinación con el área de capacitación del Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) para el abordaje de ejes con contenidos teóricos y metodológicos acorde al desafío propuesto.

“La intención es que lo podamos analizar. Que cuando pensemos en líneas de servicios, podamos visibilizar si esto realmente incluye la perspectiva de género. Esto implica considerar las condiciones reales de existencia que tiene la gran diversidad de asociados que tenemos”, explica Landart.

La dirigente mutualista señala la importancia de promover estos planteos hacia el interior de cada una de las instituciones, teniendo en cuenta la gran cantidad de aspectos que se pueden contemplar. “Desde el campo de la salud, donde podemos visibilizar con mayor claridad de qué manera lo hacemos, hasta el servicio de ayuda económica, orientando líneas o programas específicos que favorezcan la inclusión de la mujer en el espacio laboral o la equidad en los ingresos, desarrollando líneas específicas que tengan en cuenta las reales responsabilidades que todavía no hemos logrado compartir de manera totalmente igualitaria, como es la tarea de cuidados en el hogar”, asevera.

Pensar en una economía feminista, o incluir estas temáticas cuando se trabaja la cuestión de hábitat, por ejemplo, son grandes desafíos que, según Landart, se presentan en esta época. “Estas propuestas — afirma — están basadas en el reconocimiento de la importancia que tiene trabajar desde el reconocimiento de las realidades inequitativas que aún nos atraviesan”.

Con estas acciones, CAM prepara el terreno para la realización de un Encuentro Internacional con participación de diferentes actores de la Economía Social y Solidaria para compartir experiencias y reflexiones que permitan avanzar en la construcción de respuestas a una demanda de época: mejorar los servicios mutuales, crear capacidades para contemplar la diversidad de necesidades de los asociados, considerando las situaciones de inequidad de género.

La dirigente de Villa Maria recordó que “la CAM viene realizando un arduo trabajo apuntando al interior del movimiento mutual argentino, que ameritó la consolidación de una Secretaría de Género. Además, se viene avanzando en la conformación de Comisiones de Equidad de Género en la federaciones y en las mutuales, así como la realización de acciones positivas para el logro de la paridad de representación en los cargos de incidencia”.

Sin embargo, según las referencias de Landart, el porcentaje de participación de las mujeres en los ámbitos de decisión aún es absolutamente reducido, al no alcanzar los mínimos establecidos por los cupos en la década del 90.

“Hay todo un camino por recorrer — explicó seguidamente — y un proceso de construcción y de reconstrucción que queremos hacer con una perspectiva democrática y efectivamente solidaria, al interior de nuestras organizaciones. Todo esto no es discurso, ni retórica. Son políticas que la confederación está llevando adelante. Nosotros no somos una casualidad en la confederación. Habitamos el mutualismo desde siempre”.

Profundizando el concepto, la dirigente cordobesa puntualizó que “hay en el mutualismo mujeres con sobradas actitudes, cualidades y capacidades. Pero la realidad es que la estructura estaba conformada mayoritariamente por varones y hubo una conducción, un presidente, el licenciado Alejandro Russo, que tomó la decisión de pensar el proceso de democratizar la estructura confederativa mutualista. Esto no se hace con palabras, se hace con hechos”.

Equidad de Género en el plano internacional

La CAM también esta apoyando a la SEG en el desafío de generar una articulación latinoamericana. “Hemos ido a Brasil, Paraguay, Chile, a interactuar con mujeres de Ecuador, Mexicanas, Españolas, Colombianas. Nosotros no podríamos estar haciendo esto si no hubiese una definición política de avanzar hacia una integración latinoamericana y global donde la participación de las mujeres esté garantizada”, comentó Landart.

En el plano internacional CAM asume el compromiso de contribuir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, planteados en el seno de la Organización de Naciones Unidas. “En ese sentido — concluyó la dirigente — las mujeres latinoamericanas luchamos mucho para incluir la equidad de género y el empoderamiento de la mujer dentro de esos objetivos, a nivel global y regional. A nivel nacional, también llevamos adelante un trabajo que nos dio un reconocimiento que hoy nos permite discutir la redistribución real de los espacios de decisión, pero fundamentalmente lo que nos interesa es que en la medida en que ponemos en funcionamiento o desarrollamos un servicio se incorpore esta perspectiva particular”.