La Asociación Dirigentes Mutualistas (ADIM), que preside Jorge Rusín, celebra sus 30 años de vida institucional

LOS 30 AÑOS DE VIDA INSTITUCIONAL DE ADIM

La Asociación de Dirigentes Mutualistas, entidad que preside Jorge Rusín, celebra sus 30 años de existencia institucional. En todo este tiempo ha posibilitado que muchas personas relacionadas con el mundo de las mutuales y de la economía social, se capaciten, se eduquen y muchos de ellos se formen para una mejor administración institucional.

La entidad hace hincapié en el tema de la capacitación por ser sumamente necesaria y esencial para ver crecer y progresar a las instituciones; ello es importante para los asociados, para sus dirigentes, para sus empleados y profesionales. Brindar servicios es una obligación estatutaria, y debe ser lo que los asociados necesitan para mejorar su calidad se vida.

Al hacer referencia a este acontecimiento, en ADIM destacan que “todo fue posible a sus fundadores, que tuvieron una idea brillante para presentar a la sociedad mutualista, muchos de ellos hoy no están físicamente, pero sí en nuestro permanente recuerdo.

“Lo prioritario lo llevamos a cabo, en muchos eventos mutualistas, destacando un congreso panamericano, un congreso internacional, encuentros nacionales y provinciales, en los cuales propendamos a que con mejor utilización de los recursos que disponía cada mutual, se puedan dar los mejores servicios, los recursos monetarios empleados para capacitarse no es un gasto, muy por el contrario es una inversión en el capital humano.

“ADIM tiene en sus objetivos fundacionales la educación de personas en una nueva concepción técnica y práctica, que les brindara la valiosa posibilidad de ver y comprobar toda la potencialidad que como individuos de este mundo tan globalizado poseen y que ha de adquirir en un futuro.

“Para no ser reiterativo, la capacitación, entendida como prioridad para que el sistema funciones y se adapte a los cambios vigentes, formará la aparición de nuevos dirigentes mutualistas, conductores líderes capaces de representar a su entidad y a otra de mayor grado federativo, en beneficios de sectores desprotegidos.

“El sistema mutual es piramidal, sus asociados, las mutuales, las federaciones y las confederaciones, estas ultimas cuentan con dirigentes con un amplio bagaje de experiencia y sabiduría. Para todo hace falta vocación, compromiso conjunto, idoneidad, hay mucho para crecer, hay mucho para estudiar y hay muchas ganas de participar. Ello implica un gran desafío para los dirigentes, es mucha la responsabilidad que les cabe.

“Los individuos educados con una mentalidad mutualista serán capaces de presentar y desarrollar una filosofía de vida, totalmente humanística, con un alto sentido de pertenencia, responsabilidad propia, y un profundo espíritu solidario, base de cualquier acción integradora. El mutualismo es una cuestión de elección, de adopción de una manera de vivir. En ADIM siempre pensamos así, estos 30 años lo hemos vivido intensamente, hoy por los graves problemas que tiene el mundo y que nuestro país está exento, no los festejamos, habrá tiempo para ello”.