El gobernador de Santa Fe vetó una ley por la cual la provincia declaraba su adhesión al artículo 23 de la Ley 20321


El diputado provincial santafesino Julio Eggimann expresó su disconformidad por la decisión del gobernador Miguel Lifschitz de vetar la ley 13.815 que establece la adhesión de la provincia al artículo 29 de la Ley Nacional 20.321 de Asociaciones Mutuales. Este proyecto, que fuera impulsado por el citado legislador, apostaba a beneficiar las actividades de la economía social solidaria desarrollada por las asociaciones mutuales, dándole la exención a diferentes tributos como Ingresos Brutos.

“Con fundamentos inexactos, el gobierno provincial decretó el veto sugiriendo un nuevo texto que conlleva mayor confusión e incertidumbre”, cuestionó Eggimann. Indicó que esta ley sancionada en noviembre del año pasado “adquiere mayor valor en el contexto actual, donde desde el gobierno central se remiten proyectos al Congreso para gravar a las mutuales con el Impuesto a las Ganancias, siguiendo esa lógica perversa del modelo económico actual de beneficiar a los grupos financieros y bancarios concentrados, en detrimento de entidades de la economía social y solidaria”.

La Cámara de Diputados aprobó oportunamente la iniciativa presentada por Eggimann, aceptando las modificaciones introducidas por el Senado. “El gobernador decidió vetarla, con argumentos endebles, por ejemplo que ‘resulta inconveniente y redundante, habida cuenta del régimen de exenciones ya contempladas en nuestro Código Fiscal’ trasuntando la idea de que ya gozan de tales beneficios, lo cual no es real”, dijo el diputado.

“Es evidente la contradicción del Código Fiscal — agregó el legislador — en reconocer el principio de exención impositiva a las asociaciones mutuales y al mismo tiempo gravarlas. Es necesario dejar expresamente establecido que si las asociaciones mutuales son exentas de los tributos provinciales es porque la ley es clara al sostener que la provincia sólo puede gravar con Ingresos Brutos las actividades provenientes de las personas cuyo objetivo comercial persigue fines de lucro”.

Eggimann expresó “que las mutuales — más allá de algunas que alteran su razón de ser defraudando al sector y deben ser investigadas y sancionadas por ello — son asociaciones civiles sin fines de lucro, fundadas en el esfuerzo propio y la ayuda mutua, cuya finalidad consiste en organizar y prestar servicios a sus asociados. Es un sistema que tiene por fin la satisfacción de las necesidades que reclaman los consumidores organizados voluntariamente sobre la base de la ayuda mutua y del esfuerzo propio”, agregó.

Finalmente, Eggimann presentó un proyecto declarativo en Diputados, cuestionando dicho veto que perjudica al millar de entidades mutuales santafesinas y a todo el sector de la economía social. El legislador espera lograr los dos tercios necesarios para rechazarlo.