En España, se debatió sobre las dificultades legales y prácticas de una buena gobernanza de mutuas

Divina Pastora, la entidad mutualista española, integrante de la Asociación Internacional de la Mutualidad (AIM), organizó un acto en Valencia, España, sobre la gobernanza de las mutuas. La conferencia permitió debatir sobre las dificultades legales y prácticas de una buena gobernanza.

La primera sesión permitió a los ponentes y participantes examinar los principales obstáculos que surgen cuando las especificidades de las mutuas y los valores en los que se basan se enfrentan a una legislación que no está destinada única y específicamente a ellas (como, por ejemplo, Solvencia II). Se trataron más en profundidad las competencias necesarias para los órganos rectores.

José Luis Monzón Campos, profesor en la Universidad de Valencia y director ejecutivo del Centro Internacional de Investigación e Información, habló sobre gobernanza democrática y su incompatibilidad con los requisitos de habilidades declarados en Solvencia II. En su opinión, los miembros de una mutua deberían conservar el derecho a voto, pero no necesariamente a ser elegidos miembros de los órganos de gestión.

Eva María Lidón Gámez, autoridad reguladora española, destacó que, en España, una tercera parte de los miembros de los órganos de gestión pueden ser externos a fin de ayudar a resolver ese problema y garantizar que la gobernanza de la mutua recae en manos cualificadas.

Dicha solución parcial no convenció ni a Pedro Bleck da Silva, quien cree firmemente que la experiencia se debe y se puede encontrar sin duda entre los propios miembros de las mutuas, ni al público, que mostró su preocupación sobre si esa tercera parte sería suficiente en cualquier caso para garantizar la experiencia necesaria del consejo como grupo.

Otros problemas que se mencionaron fueron la amenaza de la desmutualización; la falta de interés de los miembros de las mutuas a participar en el proceso de gobernanza; la dificultad a la hora de organizar la participación, incluso cuando se desea, debido a veces al gran número de miembros, y el problema de los supervisores y autoridades que desconocen el funcionamiento de las mutuas en términos financieros.

La segunda parte de la reunión permitió a los miembros de la AIM compartir los problemas específicos de cada país en lo que respecta a la gobernanza y exponer algunas reflexiones sobre cómo lograr una buena gobernanza en las mutuas.

Armando Nieto Ranero, presidente de Divina Pastora, compartió su fórmula sobre una buena gobernanza corporativa; Christophe Ollivier, director adjunto y responsable de los servicios financieros de la Mutual FNMF (Francia), habló sobre la independencia de los miembros del consejo de administración, mientras que Pedro Bleck da Silva, asesor en Mutual Montepio Geral (Portugal); Petra Juvancic, directora de Relaciones Públicas en Mutual Vzajemna (Eslovenia); Placido Putzolu, presidente de la FIMIV (Italia), y Antoine Bauthier, responsable de Riesgos en Mutual Solidaris (Bélgica), hablaron del escenario específico en el que se desarrollan las mutuas en sus países y los problemas a los que tienen que enfrentarse.